jueves, 18 de agosto de 2011

Ni calma, ni miedo, ni lágrimas, que el llorar sirve de poco, y el gritar para quedarte

afónica. El reír para arrugarte, y el soñar para drogarte. El comer para engordar y el

beber para mear. Las fotos están para borrarlas y los recuerdos para hacer daño, las

canciones para cantar y el cantar para que llueva. La lluvia para encerrarte y para

llegar a lo más alto ¿y de allí? A lo más bajo. Jamás y te digo ya, que jamás tendrás lo

que quieres, porque si lo quieres es porque no lo tienes y si no lo tienes es porque ya

lo has tenido. Porque si lo has tenido te importaba y si te importaba lo has perdido

porque hablas en pasado.