jueves, 19 de enero de 2012


Y lo más sorprendente es que cuando acaba el día lo único que quiero es que empiece el siguiente, solo para poder verle, aunque fuese solo una milésima, porque esa milésima la guardaría para SIEMPRE.